“Sobreinformación” o “Infoxicación”

Tanto alumnos como docentes necesitamos saber cómo abordar la información. Cada vez esta necesidad es más marcada, por la sobreabundancia de información y por los cambios paradigmáticos que se vienen en Educación.

La discusión va mucho más allá del Copy Paste, tan nombrado últimamente.  Saber seleccionar información, organizarla, significarla, trasladarla a otras situaciones, son competencias básicas para lograr tender a los ciudadanos críticos que buscamos formar.

En algunas Ciencias, simplemente porque los conocimientos que surgen cambian las prácticas. En otras porque necesitamos  no sólo comunicarnos, sino entendernos. Como leí, disfruté y destaqué en el libro “Utopía”, de Tomás Moro, traducido por Galimidi: la comprensión más profunda de una realidad no debería hacernos pensar que nuestra forma de pensar es superior, sino de que se trata de una realidad compleja (no tengo el libro, así que no puedo citar textualmente, pero me parece genial por su riqueza y claridad para lograr entendernos).

Y bueno, en este curso conocí herramientas que nos ayuden a organizar el cúmulo de datos que aparecen en la Web. Ya usaba Dropbox, Mr. Wong y…archivos en mi PC para guardar material que me interesaba y que quería leer más tarde o tener agendado para momentos en que sabía que me iba a ser útil.

Acá va el análisis de dos artículos que seleccioné en Google Académico, que me parecieron que puede resultarles interesante leer:

Elegí en primer lugar un artículo de David Caldevilla Domínguez. El análisis que presenta me pareció sumamente interesante porque parte de la historicidad de este problema (Cita  a Diderot que, en 1772, anunciaba problemas con la sobreabundancia de información),  porque está imbuido en un proyecto llevado adelante llamado “Radio Friends” y por la claridad con que expone el trabajo realizado y las conclusiones resultantes.

Se plantea los siguientes interrogantes: ¿qué utilidad ofrecen estas Redes Sociales?, ¿Es verdad que tanto volumen de información beneficia a los internautas?, ¿Sería conveniente que se limitara esa información para ser más ágiles en las búsquedas?, ¿Estamos ante una “Sociedad de la Desinformación”?

Plantea que los usuarios de la Red, hoy en día, no sólo acceden a Internet para navegar, sino para donar o compartir un pedazo de su información y que esta situación produce una cantidad de información que puede apabullarnos o, directamente, llevarnos a la desinformación.

El segundo artículo que elegí, denominado “Agregación, filtrado y curación para la actualización docente” pertenece a de Benito et al (ISSN: 1133-8482 Píxel-Bit. Revista de Medios y Educación).

Proponen una clasificación de herramientas para la curación de contenidos, aunque aclaran que pueden haber otras también apropiadas:

  1. – Marcadores sociales. Se trata de una colección de enlaces web que podemos disponer de manera individual o colectiva, y que nos ayudan también a filtrar información, ya que sólo añadimos enlaces que nos interesen (Delicius, Mr Wong).
  2. – Disparadores o workflows. Se trata de herramientas que automatizan procesos que realizamos o podríamos realizar en nuestro día a día (ifft)
  3. – Herramientas RSS. Se trata de herramientas  utilizadas para subscribirse a las actualizaciones de sitios web (por ejemplo, periódicos online o blogs). Nos permiten descargar artículos, noticias, documentos, etc. nuevos que aparecen en las webs indicadas en nuestro lector de RSS (Google Reader)
  4. – Creación de periódicos. Resultan similares a los agregadores por contenido en función de su configuración pero suelen disponer de mecanismos automáticos para la recolección de contenidos concretos, como weets. Es el caso de paper.li o The Tweeted Times.
  5. – Agregadores por contenido. Se trata de herramientas que facilitan combinar información que nos resulta relevante en torno a un tópico o tema de interés personal o colectivo. (Scoop.it, Storify). Searcheeze también se incluiría dentro de este tipo de herramientas pero ofrece la posibilidad de creación de tópicos privados o para el trabajo de equipos pequeños de curadores.
  6. – Líneas de tiempo. Son herramientas que nos permiten filtrar información que nos interese sobre algún tema o aspecto de manera visual y cronológica (Dipity)

 

El artículo prosigue con una propuesta de actualización docente a partir de la curación de contenidos:

  1.  Conceptualización: El docente realiza un esbozo para planificar qué contenidos quiere recoger y con qué herramientas lo hará, contemplando sus intereses y sus habilidades informáticas.
  2. Creación y recepción: el docente propone una estructura inicial donde recogerá la información a partir de palabras clave o etiquetas.(Por ejemplo con Scoop it)
  3. Valoración y selección: El docente deberá elegir entre los temas que vayan apareciendo automáticamente a través de las palabras clave y a los contactos
  4. Conversión, preservación y almacenamiento.
  5. Acceso, uso y reuso: puede difundirse a través de Twitter, Facebook, Google+, etc
  6. Transformación: cualquier persona puede crear contenido a partir de esta información

Image

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s